PRODUCTO ESPAÑOL


ELECCIÓN Y PREPARACIÓN

Los primeros pasos que llevamos a cabo para obtener un producto de máxima calidad es la elección de nuestras parcelas. Nuestras parcelas dotan de sistema de riego por aspersión, suelos fértiles, limpios y exentos de problemas sanitarios que pudieran entorpecer el crecimiento de nuestra planta.

 

Además nuestros cormos, una vez sacados de la tierra son limpiados y clasificados por tamaño para poder seleccionar aquellos de mayor rendimiento, siempre desde el punto de vista artesanal, que es nuestro objetivo fundamental.

 



PACIENCIA Y ESFUERZO

Comienza el periodo de Floración, uno de los más esperados por nosotros. La recolección suele comenzar para mediados del mes de Octubre y se prolonga hasta el ocho/diez de Noviembre, aunque estas fechas pueden variar ligeramente puesto que las condiciones atmosféricas, como en otros muchos productos de la agricultura, es un factor muy influyente.

El azafranal suele presentar días de mucha floración, a lo que terminológicamente llamamos "Días de Manto" y que tiene una duración de tres a siete días, a partir de ahí empieza a disminuir dicho periodo y comienza lo que denominamos "Días de Roseo", y de ahí paulativamente pasamos al final de esta preciosa fase de floración.

Para amenizar la recogida y llevar lo mejor posible estos días de intenso trabajo, predominan los chistes, los cantares típicos de nuestra tierra castellanomanchega y las risas de unos y otros, y como debe ser una buena alimentación con productos típicos de la zona para aportar la suficiente energía que se gasta durante estos días.

La recolección como se puede mostrar en la ilustración es manual, y conlleva mucho trabajo y esfuerzo por la postura que se adopta durante la recogida. Además requiere de una habilidad muy grande, puesto que hay que evitar que la flor se destroce, ya que así favorecerá positivamente el siguiente proceso, "la Monda de la Flor".

La recogida debe hacerse con  los primeros rayos de luz, hay días que todavía no ha amanecido cuando ya estamos en el campo preparados.

 

 

Si la recolección no se hace temprano luego será muy difícil su recogida y la flor irá perdiendo propiedades al darle la luz, el aire, el sol... Si esto ocurre la flor se abre, se marchita y retrasa su recogida a la vez que influye negativamente en la posterior monda.

Una vez que hemos recogido las flores se trasladan rápidamente a los lugares donde se va a realizar la monda, siempre en los tradicionales cestos de esparto que son los idóneos para su conservación y donde las flores no se aplastan unas con otras. También se suelen vaciar sobre superficies amplias para que la flor se seque y sea más fácil la monda.

 

A partir de aquí sufren un delicado proceso para dar lugar al azafrán especia. Los procesos que vamos a describir a continuación se realizan en el mismo día de la recogida de la flor para que no pierda las propiedades.



DESTREZA

 

Esta fase del proceso requiere de mucha habilidad en las manos por parte de los "mondadores/as". 

 

 

Consiste en coger la flor con una mano y con la otra cortar el "rabillo" y extraer delicadamente el estigma con sus tres filamentos unidos y limpios de "pajizos" que son los que afean el azafrán. Se extrae el estigma completo puesto que esta peculiaridad es la que diferencia el azafrán de la Mancha de otros azafranes, para ello en "Hebra Roja" Azafranes intentamos cuidar al máximo todos los procesos y contamos con personas muy competentes durante todo el proceso.



PRECISIÓN

Precisión y secreto son las palabras adecuadas para describir el siguiente proceso denominado "El Tostado".

 

Consiste en secar los estigmas sacados del anterior proceso,es decir, es la deshidratación de los estigmas que reducen su peso hasta un 20% y se convierten en la especia. Para ello se colocan en finas capas sobre los típicos"cedazos" de tela metálica y fina.

El sistema de secado es mediante aire caliente. El calor será suave para que se seque correctamente y no se queme. Es aquí cuando empieza a desprender el típico y agradable olor a azafrán tostado, donde todas las instalaciones se llenan del aroma, incluso en las calles cercanas del pueblo se suele apreciar este olor tan característico del azafrán de La Mancha.

La apreciación de un buen tostado y del momento de retirada de los cedazos del calor será responsabilidad de la persona encargada para el mismo, puesto que es quien mejor conoce este proceso tan delicado.

El azafrán reduce su tamaño al igual que adopta un color más oscuro como se puede apreciar en la ilustración.



GARANTÍA Y CALIDAD

Una vez hemos finalizado las fases de producción y elaboración pasamos al mantenimiento y envasado para una posterior comercialización de nuestro producto.

 

En nuestro laboratorio cuidamos al máximo todo el proceso que conlleva el mismo para que nuestro producto llegue en perfectas condiciones a nuestros clientes. 

Nuestro producto está sometido continuamente a estrictos controles de seguridad alimentaria para asegurar una máxima calidad y garantía. Para ello nuestro azafrán cumple todos los requisitos establecidos en el Pliego de Condiciones de la Denominación de Origen Protegida Azafrán de la Mancha y todos nuestros envases cuentan con el sello de garantía como muestra del mejor azafrán del mundo.

 

Nuestro principal propósito es satisfacer las necesidades de nuestros clientes además de cumplir nuestros objetivos de : calidad, garantía y tradición.

 

¡Prueba nuestro azafrán y descúbrelo tú mismo!

¡Sabor de la Mancha y producción artesanal "Hebra Roja" Azafranes!